¿Por qué mi perro no quiere comer?

Comentario: 0 Golpear: 157

“ Por qué mi perro no quiere comer ” esta suele ser una de las preocupaciones sobre alimentación que más quita el sueño a los amos, que observan como sus perros de un día para otro dejan de comer, se vuelven inapetentes, y van perdiendo peso con el paso de los días.

Algunos perros tienen un apetito bastante voraz siempre dispuesto a comer de todo, pero en ciertas ocasiones simplemente se aburren de probar siempre lo mismo y llega un punto en el que se niegan a comer. Cuando esto sucede los propietarios suelen preocuparse por la salud de su amigo perruno, por ello, en este artículo te damos algunos consejos para que sepas qué hacer si tu mascota no quiere comer.

¿ Por qué mi perro no quiere comer ?

Las causas pueden ser muy diversas, y ante las primeras advertencias de inapetencia es recomendable visitar al veterinario para que haga un buen chequeo y así descarte cualquier enfermedad.

La inapetencia por comer, o lo que suele ser lo mismo, no querer comer, se llama anorexia, y al contrario que pasa con los seres humanos en la que la anorexia es una enfermedad mental, y la anorexia en los perros es una enfermedad física, así que debemos buscar el problema en una causa física. Las causas de la anorexia en los perros pueden ser las siguientes:

• Enfermedad:

Un descenso del apetito en los perros es a menudo un síntoma de una enfermedad, sobre todo si el perro se encuentra exhibiendo otros signos al mismo tiempo. A pesar de que la pérdida de apetito en los canes no necesariamente indica una enfermedad grave, una rápida atención veterinaria es muy importante debido a que podría ser un síntoma de una enfermedad significativa, incluyendo el cáncer, diferentes infecciones sistémicas, dolor, enfermedad dental, problemas de hígado e insuficiencia renal.

• Vacunación reciente:

Por suerte, se dispone de vacunas para muchas enfermedades graves y contagiosas el perro. A pesar de que las vacunas han salvado la vida de millones de mascotas en los últimos 100 años, en ciertas ocasiones tienen efectos adversos. La gran mayoría de ellos son breves y leves, incluyendo la pérdida temporal del apetito en los perros.

• Un golpe en la cabeza:

Si el perro ha sufrido un golpe en la cabeza posiblemente haya sufrido un daño a nivel neuronal, en concreto en el área del cerebro que se encarga de comunicar al cerebro la necesidad de comer cuando hace falta.

• Obstrucción intestinal:

El veterinario es quién podrá chequear si la pérdida del apetito se debe a que el perro ingirió algún objeto o alimento que se le haya quedado obstruido en el estómago o en los intestinos y le cause esa falta de hambre.

• Problemas de comportamiento:

Algunos perros simplemente son exigentes, o su negativa de comer puede ser a causa de diversas situaciones en las que no se sienten cómodos, tales como la presencia cercana de otro can agresivo, o un comedero ubicado a una altura incómoda. Debido a que la reducción del apetito en los perros puede ser a causa de alguna enfermedad, nunca asumas que tu perro es exigente o se encuentra incómodo sin antes investigar otras posibilidades primero.

• Vejez:

Cuando el perro llega ya a la tercera edad, su sistema del gusto, del olfato y digestivo, así como también la actividad física, se debilita, por lo que la ingesta de comida se hace cada vez más dura.

• Estrés:

Las situaciones de estrés para nuestro amigo perruno son también una razón de pérdida del apetito. Por ejemplo: cambios radicales de entorno (como una mudanza), la pérdida de algún miembro del círculo familiar, no ejercitarse como es debido o estar sometido a cosas que le produzcan miedo, pueden ser una casa de esto. Si suele ser una situación permanente, debes darle tiempo a tu mascota de que se acostumbre y nosotros debemos tratar de hacer las cosas más tolerables para ellos.

• Medicamentos:

¿Se encuentra tu perro tomando algún medicamento? La ingesta de fármacos puede provocar una pérdida de apetito muy importante.

• Está bebiendo líquido:

Es importante estar al tanto sobre si nuestra mascota se está hidratando de forma adecuada, si tu perro no está comido ni tomando líquidos, lo mejor es que acudas inmediatamente al veterinario, ya que estos se deshidratan con mucha facilidad.

• Otras:

Otras de las causas pueden ser problemas hormonales, heridas, gastritis puntuales, etcétera

De una manera u otra, una falta de apetito siempre debe ser chequeada por un profesional, para que pueda dar con la causa verdadera del problema y así poder recomendar el tratamiento apropiado.

La falta de apetito puede desarrollar efectos dañinos como una bajada en el sistema inmunológico del perro que evite que pueda luchar contra enfermedades cotidianas, un debilitamiento de las funciones orgánicas que pueden llevar a fallos internos, etcétera., hasta llegar a un colapso multiorgánico que finalmente le lleve a la muerte. Por esta razón, nunca esperes a que el perro vuelva a tener apetito, acude siempre al veterinario para evitar males mayores.

Para evitar esta pérdida de apetito es esencial que respetes la rutina en los horarios para las comidas, es decir, no darle de comer entre horas, al mínimo síntoma de aburrimiento por comer siempre la misma comida altérnala con otros alimentos sabrosos, por ejemplo, alimento seco con pequeños pedazos de pechuga de pollo, con trozos de huevo duro, etcétera., no ceder a sus caprichos, tampoco acostumbrarle a darle de comer con la mano, etcétera.

Fuente: mascotafiel.com

Comentarios

Deja tu comentario